13 SOLTAR, 21 DÍAS PARA LA LIBERTAD

Me miro en el espejo de la vida y te veo, me veo y me reconozco. Soy cuando me miro.

Maku Sirera Pérez

-DÉCIMO TERCER DÍA DE PRÁCTICA DE SOLTAR, DEJAR IR-

SOLTAR LA BÚSQUEDA DE RECONOCIMIENTO

Ayer, hablaba de la relación entre la primera creencia, la aprobación y mamá o el rol materno. Hoy, hablaré de la segunda creencia, el reconocimiento y papá o el rol paterno en la vida de las personas. Ya sabes que mamá es la que da acceso a la vida y al mundo de las formas, ella nos impulsa cuando ya nos siente preparadas para vivir y nos ayuda a capacitarnos para permanecer en ella. Pues bien, una vez impulsadas a la vida, es papá quien nos reconoce en ella, el que le da forma a la forma de persona y sus habilidades para vivirnos en ella. Mamá nos ama por ser, Papá nos ama por estar.

Él, es el que nos reconoce por nuestras habilidades, cualidades, defectos o virtudes, el que nos lanza al éxito de la excelencia aprendida con él y con mamá. Cuando buscamos reconocimiento en nuestras acciones o por nuestras valías, estamos buscando a papá en los “haceres” diarios. El rol paterno nos infunda motivación y sobre todo “recompensa”, “retribución” por los logros, por el trabajo, por la intención, por la acción, por la cuantificación de la valía, el merecimiento y la suficiencia.

Los dos, son elementos clave para vivirnos desde la independencia emocional y el amor a nuestra vida y la vida en sí. Mamá y papá son las personas principales y más importantes y las que dan paso a las creencias principales, la aprobación a la vida, el derecho a permanecer en ella y el reconocimiento a ese derecho que nos corresponde.

Hoy hablaré de la segunda creencia, “NO HAY VICTORIA SIN SACRIFICIO, GANARÁS EL PAN CON EL SUDOR DE TU FRENTE”. Si lees detenidamente esta frase, serás consciente de cuanta lucha existe en ella, es una frase nada amable, que nos lanza directamente a un mundo cruel de competitividad, batallas y luchas que nada tiene que ver con el amor y la aprobación a la vida por derecho. La palabra “sacrificio”, nos lleva a renuncia, carencia, miedo, sufrimiento y un sinfín de experiencias Egóticas y ya sabes que Ego, es cien por cien asesino emocional y no hace amigos, ni rehenes. Cuando nos permitimos permanecer en un estado egótico, estamos en peticiones de amor, en un estado sufriente que nos mantiene en una o varias rotondas emocionales, nos hace sentirnos dependientes de las circunstancias, atadas a ellas y con un sinfín de motivos para sufrir. La buena noticia es, que esta creencia es tan sólo una creencia heredada de nuestros ancestros, y que es posible transcender para liberarnos. Te recuerdo que nuestros antecesores hicieron todo de la mejor forma que sabían hacerlo, con los recursos que tenían en esos momentos y con la vida que eligieron consciente o inconscientemente, esto les hace ser perfectos en lo que ofrecían o regalaban a sus predecesores. Has venido a transcender desde el amor, no a juzgar desde el miedo.

SÓLO EL AMOR NOS SALVA HACIA LA VIDA

Papá que es la figura del orden, de los límites, la autoridad y la fuerza, es en definitiva, la que nos aporta el reconocimiento con todas estas herramientas a las acciones que llevamos a cabo y también las que omitimos. Él, es la oportunidad de poner límites y de poner amor en todo lo que hacemos y recibimos. De él obtenemos las recompensas, las retribuciones del trabajo, las remuneraciones. Cada vez que obtenemos algo por haber hecho algo, hay que darle las gracias a papá y su figura o rol, él es el que le da forma al “HACER” de lo que creemos merecer.

2.-Ganarás todo con esfuerzo y sacrificio.

                Es una frase muy bíblica que quizá, salga más de un pensamiento egótico, miedoso y humano que de Dios. Esta creencia se sustenta de la anterior y la refuerza. Da carácter al no merezco, no valgo, no soy suficiente. Para merecer o permitir que la abundancia entre en nuestras vidas tenemos que sufrir o esforzarnos mucho, nada fácil es bueno y por tanto la creencia de “No hay victoria sin sacrificio” o “ganarás el pan con el sudor de tu frente” es igual a no merecer las cosas buenas y abundantes que la vida tiene destinada a regalarnos, las tienes que luchar y renunciar o “sacrificar algo” para obtener algo. Esta creencia da paso a la siguiente. Cuando nos vivimos en palabras como lucha, sacrificio, nos aseguramos unas experiencias bélicas y forzosamente sufrientes que nos alejan del amor y todo lo que él nos aporta, algo que te recuerdo que más que merecerlo, “TE CORRESPONDE”.

Cuando esta creencia está activa en nosotras, y se encuentra en el 90% de las personas, nos sentimos culpables de las experiencias que vivimos con facilidad, “Cuanto más alto subas, más grande será la caída”, “Todo lo fácil ganado es de obra regalado”, es decir, si alguien nos ofrece un piropo, negaremos el merecerlo, si alguien opina de una parte de nosotros que creemos no haber ganado con esfuerzo, negaremos merecerlo y así sucesivamente con todo lo que el Universo tiene por destino darnos. Las manos del universo están repletas de regalos, experiencias, vivencias y escenarios listos para ser vividos. Te recuerdo que él no juzga, respeta el libre albedrío y nuestras decisiones, sólo permanece para que recojas lo que crees merecer, ofreciéndote mil oportunidades de volver al amor.

El universo (mamá), es como un gran supermercado, abastecedor (papá), de todo lo que puedas imaginar, con un solo fin, regalarte lo que tú le pides. Sin embargo, tiene un propósito que no sólo es la abundancia sino que te sientas que nada te falta y que eres merecedor del amor infinito. A medida que vas tomando consciencia de lo que te mereces, vales y eres suficiente, también tomas consciencia de qué te permites y qué no, es decir, dices sí a unos regalos y evidentemente no a otros. Con cada decisión consciente, capacitas tu persona y le das rienda suelta a tu alma y al amor que habita en ella.

EL UNIVERSO TE GARANTIZA LA DEVOLUCIÓN DE LO QUE DAS

Frases como:    

¡Qué coche más bonito!- Uf! No sabes lo que me ha costado.

                ¡Estás preciosa!- Bueno, la edad pasa para todos y hoy no he dormido nada.

                ¡Confórmate con lo que tienes que ya vas bien!

                ¡Aquí estoy, luchando. ¡Es lo que nos toca!

                ¡Si no luchas por lo que quieres, no tienes nada en la vida!

                ¡Todo lo que vale la pena, hay que lucharlo!

                ¿Qué tal te van las cosas? Bien, en la lucha diaria.

                El amor hay que pelearlo, ¡Si no luchas por lo que quieres, vendrá otro te lo quitará!

                Él no supo luchar por nuestro amor.

                Ella se dejó vencer y me perdió.

                Nada en la vida viene regalado, hay que luchar por lo que una quiere.

El ego espiritual y también el programador se alimenta de esta creencia desde el miedo a la pérdida de lo obtenido si no lo hemos “luchado”. Nos mantiene en un mundo competitivo y no en un mundo cooperativo.

Hace años se pensaba que los espermatozoides luchaban entre ellos para llegar al óvulo y que el que llegaba, por supuesto, era un súper campeón. Hoy, gracias a ese cambio de mirada hacía la vida, se ha demostrado que el comportamiento es totalmente distinto, son cooperativos, el objetivo es el óvulo, es la vida y su propósito es que uno de ellos llegue, ayudándose entre todos para que esto se dé, para que la vida misma continúe. Todos juntos lo consiguen y el propósito de todos es cumplido.

Al Ego no les gusta los cambios porque los cambios sueltan el control y uno de los grandes propósitos del Ego es el control, el querer tener razón siempre sobre todo lo que él juzga (Todo el tiempo emite juicios). Con esta creencia activada, nos costará mucho cambiar nuestra mirada y si lo hacemos, no será mérito nuestro, actuará esa falsa humildad de la que hablábamos antes y activará y reforzará aún más la primera creencia de, “no valgo, no merezco y no soy suficiente”

                Puedes elegir cualquier cambio en tu vida.- ¡uf! Si “PERO” eso es muy difícil.

                Eso es sólo para algunos privilegiados.

                Aún luchando, es sumamente difícil conseguirlo.

Si tomas consciencia de lo que quieres obtener podrás generar cambios en tu vida.- ¡vaya! Eso sólo lo pueden hacer algunas personas y es muy complicado.

Genera estrés y de esta forma alimentas el sacrifico de las cosas obtenidas y tu amor propio quedará afectado bajo esta creencia. Ya sabes que de las rotondas emocionales y de los estados egóticos se sale y cuanto más practicas la excelencia, la amabilidad y el amor hacia ti y hacia los escenarios que eliges vivir, más fácil se vuelve todo. “EL UNIVERSO TE GARANTIZA LA DEVOLUCIÓN DE LO QUE DAS”.

TODO ES POSIBLE SI ELIGES QUE LO SEA, EL AMOR TE ESTÁ ESPERANDO. “LA SEGUNDA SALIDA A LA DERECHA”, SAL DE LA ROTONDA Y PERMITE LA VIDA.

                *- Sé amable contigo misma y permite que los errores sean parte de tu aprendizaje. Ya sabes que no existen los errores, son parte de nuestro aprendizaje. Agradece la oportunidad. Las experiencias, o son bendiciones o son lecciones. Si lo que estás vivienda no es una bendición, entonces es una lección, agradece la oportunidad de aprender y se convertirá en una bendición.

                *- Cada vez que recibas un elogio, piropo, felicitación y muestra de cariño, contesta ¡gracias! e internamente añade “me lo permito, es mío y para mí, me lo merezco”

                *- Si quieres conseguir un deseo, sueño o  ilusión, decreta desde el agradecimiento como una petición al Universo que te mereces, que ya has recibido o está en camino, con la certeza de que se te dará de la mejor forma y manera, de forma amable y amorosa.

PIENSA EN UN CAMINO AMABLE, ¡TE LO MERECES! Y EL CAMINO APARECERÁ BAJO TUS PIES

                El mundo es un lugar amable, si nosotras así lo proyectamos y es labor nuestra crear ese deseo en nuestro interior desde la “intencionalidad”. Es un trabajo de gestión y retribución, como ir al gimnasio todos los días para permanecer en nuestro propósito. Si acudes al gym un día cada tres meses, los cambios no se notarán y cada vez que acudas, el esfuerzo será inevitable y luego te dolerá el cuerpo. Sin embargo si acudes y trabajas todos los días, el esfuerzo será cada vez menor y los cambios serán visibles.

                Ejemplo:

.- Cuando acudes a un restaurante, haces una petición al camarero de lo que has elegido comer. Una vez hecha tu petición, desde la certeza de que el camarero hará su trabajo, esperas tranquilamente a que te traigan lo que has pedido, desde tu petición y desde tu certeza en la elección y en el lugar adecuado. No caminas detrás del camarero para comprobar que lo que has pedido esta elaborándose de la forma correcta. Confías en ti misma, en tu elección correcta del lugar, en la confianza de que te traerán lo que tú has pedido, de la forma correcta y adecuada y eliges la paz en el momento presente. Confías. Esto es lo que humanamente debemos hacer cuando decretamos una petición al Universo, confiar que se nos dará de forma adecuada y correcta para nosotros, desde nuestro propio confiar, desde la certeza de que te lo mereces y te corresponde.

“SOMOS INOCENTES EN TODO MOMENTO”

Hoy, en tu libreta de SOLTAR, escribe todo aquello que sientas o pienses que te limita para obtener tus sueños e ilusiones. Escribe todo aquello que crees que, aunque crees merecer, sientes que es imposible alcanzar. Escribe tus miedos, tus limitaciones, etc. Palabras que has oído en tu vida que han limitado poder alcanzar tus sueños, deseos o ilusiones, por ejemplo;

                Eso no es para ti.

                No pienses tan alto.

                Eso te lo tienes que luchar mucho.

                Eso es sólo para unos pocos.

                Tú no vas a poder con eso.

Escríbelo en tu libreta de SOLTAR y seguidamente busca una mochila, es indiferente el tamaño, la forma o el color. Busca una mochila y una piedra por cada frase, pensamiento o palabra que has escrito en tu libreta. El tamaño de las piedras lo elijes tú y será el tamaño perfecto para cada sentimiento, emoción, frase, pensamiento o palabra. Una vez tengas las piedras, coloca cada frase, palabra, pensamiento o sentimiento escrito pegado a cada piedra. Pégalo como tú elijas, es perfecto para ti así. Una vez pegado, introdúcelo dentro de la mochila y ¡Ya sabes qué hacer con esto! Colócatelo en tu espalda mientras caminas hacia el contenedor más cercano a tu hogar. Llevas trece días caminando hacia este lugar de soltar, tu mente ya sabe lo que tiene que hacer y el universo recoge tu petición y te devuelve ese lugar vacío para llenarlo que abundancia. Cuando lo eches al contenedor, di estas palabras

GRACIAS POR CAMINAR CONMIGO HASTA EL DÍA DE HOY, ¡YA ES SUFICIENTE PARA MI DE ESTO! TE SUELTO Y TE DEJO IR. GRACIAS, ADIÓS

Seguidamente, escribe en tu libreta CREADORA, frases como…

                “Gracias por la solución a este conflicto (…)”

                “Gracias porqué he llegado a un acuerdo amable para todos”  

                “Todo es fácil para mi en mi mundo de posibilidades”

                “El Universo está más que dispuesto a darme todo aquello que merezco”

                “Gracias por la abundancia. Las experiencias que deseo llegan a mí de forma fácil y abundante”

                “Soy abundante y merezco todo lo bueno, sin diminutivos”

                “La vida me corresponde”

                “El dinero llega a mí de forma fácil y abundante”

                “Vivo rodeada de amor y abundancia”

                “Me siento fenomenal con mi cuerpo”

                “Me siento feliz con mi vida”

                “Las experiencias que vivo son perfecto, fáciles y abundantes en amor”

                “Obtengo los resultados de forma fácil y abundante”

Recuerda que no existen los errores “los errores son pasos que nos conducen a la excelencia, la abundancia y el amor”. Deposita este escrito en tu CAJA MÁGICA para que sea recogido por el amor que habita en ella.

Sé amable contigo misma “SIEMPRE”.

Si escuchas en tu entorno las afirmaciones que tienen que ver con la creencia de “no hay victoria sin sacrifico”, “ganaras el pan con el sudor de tu frente”, “lo que fácil llega, fácil se va”, piensa que están hablando de ellos, de su libro, de sus creencias con arreglo a sus experiencias de vida, sus lealtades familiares y sociales. Sus verdades no son tus verdades. Recuerda que donde no hay amor, hay dolor, cuando encontramos dolor, lo que menos necesita esa persona o ese escenario es más dolor, más juicios. Si elegimos aportar algo, que sea amor o comprensión desde el respeto. Renuncia al juicio, ¡NO TE  MERECES JUICIOS! ¡MERECES PAZ! 

                Dales las gracias por la oportunidad de practicar la abundancia y la presencia. Atiéndete y cuida lo que permites y elige la paz ahora. Sin juicios hacia los demás. ¡Recuerda, ya sabes hacerlo de otra forma!, ¡CELÉBRALO!

“SUELTO EL APEGO AL JUICIO, SUELTO LA NECESIDAD DE RECONOCIMIENTO”

“Gracias por la abundancia, las experiencias que deseo llegan a mí de forma fácil y abundante”

               

Maku Sirera Pérez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s