12 SOLTAR, 21 DÍAS PARA LA LIBERTAD

Si te crees merecedora de la abundancia ésta, se manifestará en tu vida. Si te crees que no la mereces ni siquiera la percibirás.

Maku Sirera Pérez

-DÉCIMO SEGUNDO DÍA DE PRÁCTICA DE SOLTAR, DEJAR IR-

SOLTAR LA BÚSQUEDA DE APROBACIÓN

He hablado en muchas ocasiones de creencias, ellas son las que crean, en la mayoría de las ocasiones por no decir en todas, nuestras experiencias de vida. Creemos siempre en algo o en mucho y como ya he comentado anteriormente, si dices no a algo, estás diciendo si a algo. Pues bien, esto sucede también con las creencias, cuando dejas de creer en algo, está creyendo en otra cosa que sustituye lo que anteriormente dabas crédito. Si hace años creías en Dios y ahora no, esto, es una creencia, me refiero a no creer en Dios. Existen 28 creencias que son la base del resto de las creencias que el ser humano alimenta y mantiene o atesora. 28 creencias que están divididas de 7 en 7 por valor de importancia y que todas ellas, a su vez, se sustentan con las 3 primeras.

Hablé hace unos pocos días de mamá y papá y su importancia en la vida de las personas. Mamá es la que nos aprueba en la vida y a partir de este instante ya pertenecemos al mundo que es papá. Cuando digo mundo no me refiero a la tierra como planeta, que ya sabemos que todo lo que contiene tiene que ver con mamá, me refiero al mundo de las formas, el lugar donde hacemos  y nos relacionamos.

Hoy hablaré de la primera y la que sustenta todas las demás. Ella es la responsable tanto de si nos creemos “merecedoras” de la vida como si nos creemos “inmerecederas”. Ella puede ser creadora de experiencias llenas de abundancia si la formulamos desde nuestro corazón y en nuestra mente en positivo, “VALGO, MEREZCO Y SOY SUFICIENTE“,  o fabricante de experiencias de carencia y sufrientes, “NO VALGO, NO MEREZCO, NO SOY SUFICIENTE”.

Explicaré brevemente la diferencia que existe entre “crear y fabricar”. Crear se refiere al amor que somos y al que pertenecemos  y nos pertenece. Los pensamientos que salen desde este lugar de abundancia, salen del amor, sin juicios, sin separaciones, desde la indivisibilidad. Fabricar se refiere a Ego, él fabrica un constructo de creencias que nos llevan a experiencias carentes, separando y juzgando todo lo que nos rodea, dándole más importancia a lo externo y su juicio y manteniéndonos en el control y la carencia.

Esta primera creencia y que sustenta todas las demás, tiene que ver con mamá, tiene que ver con la aprobación a la vida y todo lo que esto significa, como ya hablé de mamá y de su máxima importancia, hoy me limitaré a hablar de la creencia que tiene que ver con su simbología y que nos limita para la vida. La mayoría de las personas, casi en un 99% crecemos con esta creencia activada la mayoría del tiempo, me refiero a “NO VALGO, NO MEREZCO, NO SOY SUFICIENTE”, aunque ya sabes que siempre existen buenas noticias y que al tomar consciencia de las creencias limitantes, toca celebrarlo pues en ese instante ya sabes hacerlo de otra forma y se presenta ante ti, el comienzo de un maravilloso camino de práctica hacía la excelencia.

Desde las heridas emocionales, si has elegido una herida de abandono o traición y eres hombre, ésta la sentirás mas activada que la siguiente, puesto que la activa el progenitor del sexo contrario, en este caso mamá. Si has elegido una herida de rechazo o injusticia y eres mujer, te sucederá lo mismo, buscarás aprobación, buscarás a mamá o lo que es lo mismo, la aprobación a la vida en todas tus experiencias.

Si buscas aprobación en lo que eres y/o haces, tienes esta creencia activada y te vivirás en modo petición, es decir, de espaldas a tu vida.

1.-No valgo, no me merezco, no soy suficiente.

                Esta es la primera creencia y la principal donde se sustentan prácticamente todas las demás creencias que te impiden ser tu misma. Se adquiere en los primeros años de vida, como casi todas las demás y son programas que crea nuestro ego para protegernos del dolor que nos causa no ser aceptados como somos. Los padres y los hermanos o familiares más próximos, en ocasiones piensan que es bueno para nosotros restar nuestras capacidades para que podamos pertenecer al círculo en el que, socialmente, nos educamos o crecemos, pertenecer para sobrevivir. Cada herida sentirá esta creencia como una emoción o emociones diferentes, sin embargo nos llevará a desarrollarnos desde esa creencia, desde esa forma de mirar y observar la vida y por tanto fabricar nuestras experiencias.

Nuestros padres nos enseñaron lo que sus antepasados les mostraron o aprendieron con el día a día de la familia o el entorno. Se transmite por similitud o por oposición, sin embargo esto siempre es por observación hacia nuestros padres o familiares, o quienes desempeñaban los roles paterno o materno. Es decir, si nos fidelizamos (para pertenecer) repetimos patrones y programas, si nos oponemos porque sufrimos al no identificarnos con el trato, actuamos de distinta forma a lo que hemos creído recibir. De todas formas estamos observando la conducta de nuestros padres o familiares y por tanto, no nos permitimos el amor, ni ser dueños de nuestra propia vida, sustentando esta creencia de “no valgo, no merezco, no soy suficiente”.

Con esta creencia de base, nos es muy difícil recibir, nuestro inconsciente se vive en “no nos lo merecemos”, pensamos que es mejor dar que recibir, no nos permitimos el amor, la abundancia y cualquier experiencia que tenga que ver con merecer-recibir.

Mejor es que nos deban que deber, esto ejerce sobre los demás poder y dominación y nos impide ser, exponernos a la vida y mostrarnos. Recibir y permitir este acto, es en gran medida un acto de amor hacia nosotras mismas que nos expone, en cierta medida, a las enseñanzas de nuestros antepasados sobre derechos que ellos mismos tampoco sabían que tenían.

Confundimos muchas veces la falsa humildad, o el egoísmo con el amor propio y el darnos la alternativa de merecernos una vida de abundancia.

Este ejercicio de hoy, es muy sencillo aunque muy potente. Sé que al principio cuesta un poco, sin embargo te puedo asegurar que cuanto más lo practiques, mejor te irás sintiendo y serás consciente de los cambios que éste genera en tus escenarios de vida

Hoy, busca tres saquitos vacíos, te pueden servir 3 calcetines, ya sabes que a tu mente inconsciente le sirve mucho más la simbología y las metáforas que los razonamientos y la lógica. Los pies simbolizan a mamá, así que, unos calcetines serán magníficos para este pequeño ejercicio.

Pues bien, escribe en tu libreta de SOLTAR, todo lo que te surja que tenga que ver con el desmerecimiento, la falta de valor o sentirte insuficiente, por ejemplo:

-No creo que valga lo suficiente para estudiar medicina.

-No me siento capaz de finalizar este proyecto.

-No creo que las mujeres elegantes se fijen en mi, no soy suficiente para ellas.

-Me conformo con lo que me dan, no creo ser merecedora de más.

-Tengo que caerle bien a todo el mundo.

-Tengo que ser buena chica y que los demás lo digan.

-Tengo que demostrar a todos que valgo.

-Quiero que la gente piense que soy buena persona.

-No tengo derecho a pedir tanto.

-Prefiero callarme y que piensen que soy buena.

-Si protesto sobre eso van a pensar que soy…

Escribe lo que te surja, lo que sientas que te limita en este aspecto, escribe aunque no tenga sentido lo que escribes, ya sabes que para tu mente inconsciente la tiene, si un pensamiento te viene a la mente, déjalo fluir, atiéndelo, suelta y escribe.

Bien, una vez escrito en tu libreta de SOLTAR, arranca lo que has escrito, rompe en pedacitos las hojas arrancadas e introdúcelas dentro de los calcetines añadiendo un poco de tierra. Busca como atar los calcetines para que no se salga la tierra ni los pedacitos de papel. Una vez atados, busca una silla o un lugar donde puedas subirte y desde ese lugar elegido, suelta el primer calcetín, déjalo caer al suelo diciendo:

                SUELTO LA CREENCIA DEL DESMERECIMIENTO, LA SUELTO AHORA, ESTA CREENCIA DEJA DE PERTENECER A MI MENTE Y A MI VIDA. GRACIAS POR ACOMPAÑARME DURANTE ESTOS AÑOS, YA ES SUFICIENTE PARA MI DE ESTO. TE DOY LAS GRACIAS Y TE DIGO ADIÓS. ADIÓS DESMERECIMIENTO. ¡MÁRCHATE AHORA!

Haz lo mismo con los otros dos calcetines diciendo esta frase cada vez, cambiando la palabra “desmerecimiento” por “falta de valía o valor” e “insuficiencia”. Una vez terminado este ejercicio, tienes dos alternativas, bien desprenderte de los 3 calcetines y lo que contienen, echándolo al contenedor que se encuentre más cercano a tu hogar o bien, busca un lugar donde puedas enterrarlos. Este último es más potente a nivel inconsciente, aunque cualquiera de las dos alternativas te servirá. Respira cada una y haz lo que sientas. Lo que tú decidas estará bien y será perfecto.

Seguidamente en tu libreta CREADORA, escribe estas frases:

Yo __(tu nombre), soy merecedora de todo lo bueno, sin diminutivos.

Yo __ (tu nombre), merezco toda la abundancia del universo.

Yo __ (tu nombre), valgo y soy suficiente para recibir de la vida todo lo bueno.

Soy suficiente, valgo, y merezco todo lo bueno de la vida como derecho de nacimiento.

Soy inocente.

Soy certera.

Soy correcta.

Soy abundante.

TE AMO (tu nombre).

ME AMO

Cada mañana, durante el resto de los días de este reto, recoge de tu CAJA MÁGICA  tu fotografía y las palabras que tienes escritas, uniéndolas a las frases que acabas de escribir y repítelo delante del espejo

SOY MERECEDORA, SOY VÁLIDA, SOY SUFICIENTE, ELIJO TODA LA ABUNDANCIA DEL UNIVERSO, SIN DIMINUTIVOS. ME PERMITO LA ABUNDANCIA Y LA ACEPTO EN MI Y EN MI VIDA. SOY UN TODO INDIVISIBLE CON EL AMOR.

                Maku Sirera Pérez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s