10 SOLTAR, 21 DÍAS PARA LA LIBERTAD

Con tu mirada me reconozco, con tu observación crezco, contigo me veo en la vida para el éxito de lo que soy. 

Maku Sirera Pérez

-DÉCIMO DÍA DE PRÁCTICA DE SOLTAR, DEJAR IR-

SOLTAR A PAPÁ

El padre, es el primer lugar donde se reconoce una mujer y también un hombre. El padre es el reconocimiento del ser y el hacer de un ser humano. Desde la mirada, de un niño como de una niña que juegan a ser adulto y a madurar para vivirse libre, y no estoy hablando de tendencias sexuales, que también, hablo de la figura paterna y su aporte, a la importancia crucial y vital de la figura paterna en la vida de una persona para reconocerse en el éxito de la valía que ya ha aprobado mamá.

Desde esta importante figura, el padre, una niña aprende a recibir amor  y un niño a darlo, sobre todo en las relaciones de pareja. También aprendemos del amor con papá, el reconocimiento a lo que damos y recibimos, siendo de igual importancia para vivirnos en equilibrio y elegir a la persona que nos acompañe por el camino de la relación de pareja, desde el disfrute y la equidad.

Como papá ama a mamá, las mujeres permitiremos el amor de pareja y los hombres lo ofrecerán,  repitiendo esta relación en nuestros escenarios, bien sea por exceso o por defecto, desde el espejo o la sombra.

Si papá no supo amar a nuestra madre, y esto es casi en un 99% aprendido de la relación de sus padres, si papá no supo amar a las mujeres y respetar su presencia, nosotras viviremos experiencias sufrientes y carentes de amor recibido y los hombres, no sabrán respetar a las mujeres, viviendo en una constante búsqueda de entrega, con la dificultad de ir de una relación a otra por no sentirse capaces de asentar sus sentimientos. No existen culpables en las relaciones, sólo existen personas que llevan dolor en su interior o regalan amor a su exterior.

Cuando hablo de papá y el amor tanto permitido como ofrecido o regalado, no sólo hablo de las relaciones de pareja, hablo de todo lo que nos recompensa o nos reconoce; el éxito en el trabajo, el reconocimiento a lo que hacemos, el dinero recibido por nuestra profesionalidad, la mirada de nuestro entorno a lo que ofrecemos, nuestra dedicación cuantificada, etc.

Nuestra mente y nuestra esencia están inevitablemente unidas al perdón de toda acción que, por cualquier motivo, no nos lleve al amor. La carencia nos mantiene en un circuito, en una rotonda emocional egótica y adictiva que nos destroza inconscientemente. La buena noticia es, que el camino está lleno de señales, esa rotonda emocional tiene un sinfín de salidas, “LA SEGUNDA SALIDA”, “LA SIGUIENTE SALIDA”, señales tales como; experiencias, frases, sucesos, películas, canciones, libros, personas que nos facilitan la salida a un paraíso propio, escenarios que nos indican como retomar nuestro poder y liberarnos de ese vacío, de su ausencia y de esa búsqueda constante. Salidas que nos conducen a lo que nos merecemos, a un lugar de reconocimiento y permiso para ser amadas, un espacio donde existe el amor en toda su magnitud, esperando su fuerza para permitir el amor y recibirlo.

Papá es un lugar para madurar, crecer en autoestima y en reconocimiento de lo que hacemos y su recompensa. Papá protege, limita, reconoce la valía que somos y mostramos, es el éxito de nuestro interior y del merecimiento expuesto y permitido.

Papá, es ese lugar sin puertas ni ventanas, un espacio sin barbas y con la entrega del amor incondicional, que limita la mirada de ego y permite el amor abundante y equilibrado hacia nosotras mismas.

Papá, ese lugar para crecer, para ser con y por excelencia de lo merecido, aprendido y hecho. Un lugar para retribuirnos de lo relacional para un merecido disfrute y descanso.

Papá, un lugar para crecer y madurar, un lugar donde darnos la vuelta hacia nuestra propia vida, cogerla con las manos del alma y nutrir nuestros proyectos, deseos e ilusiones, abasteciendo de todo y para todo nuestro futuro.

Tomar a papá, averiguar la belleza oculta que se haya en él y tomarla, con todo lo que fue y es, aunque no ocurriera como a nosotras nos gustó o deseamos, es vital para vivirnos en un camino de éxito y disfrute.

Darle su lugar, el primero de los hombres, aunque su lugar transcurriera ausente, o vacío, o negado, o lo que fuera que ocurriese cuando éramos bebés o infantes, es de vital importancia para no descubrirnos buscando ese espacio, su figura y un reconocimiento constante en cada forma de relacionarnos con el mundo.

Honrarlo para honrarte.

Darle su lugar para tener tu lugar.

Tomarlo para tener y hacer.

SUELTA, SUELTA A PAPÁ, TOMA DE ÉL LO QUE ES Y VIVE, DATE PERMISO PARA RECONOCERTE EN LA VIDA. “SUELTA”

De este modo, la vida transcurre detrás de nosotros, ella sucede todo el tiempo, esperando que nos recordemos, esperando a que tomemos nuestro legado y nos demos la vuelta.

AGRADECER LO QUE ES, SUELTA LAS PETICIONES, TOMAR A PAPÁ, DARNOS LA VUELTA Y AMAR.

Hoy, toca soltar a papá, tomar todo lo que es, amando lo que es y darte la vuelta hacia la vida para reconocerte en ella. Elige hacerlo en soledad y desde la tranquilidad de no ser interrumpida durante, mínimo treinta minutos. Hazlo cuando sientas que el tiempo y el espacio ES para ti y te pertenece para este momento. Tú y él, juntos, sois lo más importante para este reto de hoy.

Éste es un ejercicio poderoso, para llevarlo a cabo te sugiero que estés sola, te relajes, te permitas y te dejes llevar por tu sentir.

SOLTAR A PAPÁ ¡CUÁNTA VIDA RECONOZCO EN LA VIDA!

Escoge una foto de tu padre, una imagen donde se encuentre solo y mirando al frente  o en su defecto, un objeto que lo represente a él y colócale su nombre (es preferible una fotografía porque el efecto visual te va a ayudar a conectar mejor).

Ponlo delante de ti, ligeramente colocado por encima de tu mirada, en una silla,  o apoyado en un marco,  o en la pared, como te sea más cómodo. Ponte de pie frente a él, a unos dos o tres metros de distancia.

Relájate, respira profundamente y míralo durante un tiempo, mínimo diez minutos antes de comenzar a percibir lo que sientes.

Mientras lo observas y te dejas sentir,  dile qué y cómo te sientes, cómo te sientes respecto a él, dile todo. Recuerda que estás en un lugar seguro para ti.

Dile si lo extrañas, si lo necesitas o lo has necesitado, dile si te sientes sola, enfadada, abandonada, querida, aceptada, reconocida o… dile todo lo que sientes y cómo te sientes respecto a él.

No busques en tu mente, no se trata de pensar sino de sentir, vendrán a ti, en ese momento, los sentimientos que tengan que venir.

Date tu tiempo y conforme lo vayas sintiendo, camina hacia él. Sin forzar la situación, pequeños pasos, más despacio o más rápido, como tú lo sientas.

Si aparece odio, rencor o algún sentimiento de esta índole permítete sentirlo profundamente ahora, respira el sentimiento y después suéltalo, entrégalo al mundo, déjalo marchar.

Sigue  caminando y expresando a papá lo que sientes hasta que consigas llegar a él, coger la foto o el objeto y ponerlo en tu corazón. Llora si así lo sientes, sin miedos, sin límites, permitiendo que la energía fluya, se manifieste y salga. “SUELTA”. Permanece el tiempo que necesites. ¡Date este regalo!

Luego dale las gracias, déjate sentir y cuando estés lista, suelta la foto y colócala en el lugar que sientas.

Seguidamente, en tu libreta de SOLTAR escribe todas aquellas emociones, pensamientos o recuerdos negativos que te hayan surgido mientras has hecho este ejercicio. Seguidamente ya sabes qué hacer con esto que has escrito. SUELTA, SUELTA, SUELTA. Cuando lleves al contenedor el escrito da las gracias…

GRACIAS PAPÁ POR TANTO, CON ESTE ACTO SUELTO MIS PETICIONES DE AMOR HACIA TI. YA ES SUFICIENTE PARA MI DE ESTO.

Seguidamente, en la libreta CREADORA, escribe diez valores o cualidades de tu padre y escribe porque sentipiensas que eso le pertenece. Describe esas cualidades o valores con ejemplos, con experiencias vividas. Una vez sientas que has terminado, detén tu pensamiento y observa dónde tú tienes esos valores o/y esas cualidades. ¡Seguro que las encuentras!

GRACIAS PAPÁ POR RECONOCERME EN LA VIDA, GRACIAS PAPÁ POR SER, GRACIAS PAPÁ POR TANTO. TE AMO COMO ERES, AMO LO QUE ES, TOMO DE TI TODO LO QUE ERES, TOMO DE TI EN RECONOCIMIENTO A LA VIDA Y ME VIVO.

Es un buen lugar la CAJA MÁGICA, para guardar este tesoro que acabas de regalarte. Cuándo necesites recordar qué tomar de papá, puedes visitar este lugar lleno de serotonina para facilitar tu camino de vida y  sentir esa conexión que existe entre tú y él de por vida. Él es el reconocimiento a la vida, es mágico sentir como existes y su mirada te sostiene y te sustenta con todo lo que mereces y te corresponde.

Cada vez que percibas una retribución, sobre todo dineraria, dale las gracias a tu padre, sin más. GRACIAS PAPÁ POR ESTE …(DINERO, CALIFICACIÓN, ETC…) RECIBIDO.

Maku Sirera Pérez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s