7 SOLTAR, 21 DÍAS PARA LA LIBERTAD

 
No vayas a llorar junto a mi tumba.
No estoy allí.  No duermo.
Soy un fulgor diamantino entre la nieve.
Soy el agua que corre cuando llueve.
Los mil vientos de otoño y, en verano.
Rayo de sol sobre maduro grano.
 
En el silencio de las alboradas
Soy el rumor de alas que alzan vuelo.
Y, por la noche, el cielo
Con todas sus estrellas desveladas.
No vayas a llorar junto a mi tumba
No estoy allí.  No duermo.

Poema original escrito en 1932 por Mary Elizabeth Frye

-SÉPTIMO DÍA DE PRÁCTICA DE SOLTAR, DEJAR IR-

SOLTAR A LOS QUE PARTIERON

Después de siete días practicando el arte de soltar y coincidiendo que el siete, para algunas filosofías como la Kabalah, significa “ley divina que rige al universo”, además de ser el número de la integración de lo divino y lo humano, la sabiduría de la triada y recordando que el siete nos acompaña en numerosas formas; siete notas musicales, siete colores del arco iris, sietes virtudes y siete separaciones, etc , que éste símbolo aparece en muchos textos cristianos, judios y demás filosofías y religiones y que alguno de estos textos o en muchos, nos dice que “Dios creó el mundo en siete días y al séptimo día descanso”, se detuvo para contemplar la creación y a sus criaturas y postró su imagen acompañado del espíritu del TODO, haremos que ese descanso llegue hoy a nosotras, las personas. No sólo a lo humano, sino también a lo divino de quienes nos acompañaron a lo largo de su vida y la nuestra. Crearemos, por un instante, una fina conexión de paz desde nuestro corazón hasta la energía esencial de quien nos dejó, de quien volvió al amor, la quietud y la calma del principio de TODO. Una fina conexión que nos ayudará a soltar y que esa conexión nos acompañe sólo en lo eterno del amor y desde el agradecimiento.

Soltar a quien partió de nuestras vidas para volver al amor, es una necesidad de urgencia para transitar por el camino de la felicidad, en este mundo de formas, con amabilidad en nuestros pasos. Dar descanso a nuestro corazón, facilitando el descanso de quién eligió volver al principio de todo comienzo.

Hace tiempo que creo que existen las almas conectadas al espíritu del TODO, o a esa inteligencia que convierte este mundo y otros en una TODO INDIVISIBLE. Que esa conexión nunca desaparece, que se transmite desde la vibración que emite la energía que las vive. Desde Ego, esa vibración será sufriente, desde el Amor, esa vibración será abundante. La buena noticia es que siempre, y elijo decir siempre, somos sostenidas por el Amor, somos un TODO INDIVISIBLE CON ÉL.

Pensando que hablo de energía y ésta no la concibo metida en una lugar, ya sea un cuerpo, una persona, una caja, una vida… tampoco concibo un alma con un solo concepto único, es decir, si el alma está en el cuerpo, no pueda estar en otros lugares del universo, no lo creo. Sentipienso que el alma es algo que permanece y no pertenece. Aunque ya sabemos que las creencias son libres y habitan donde permitimos que lo hagan. Son propias de cada uno y en este caso, al que hoy me refiero y de momento, no tiene base científica. Pues bien, con esto quiero decir que el alma retorna al TODO, al Amor, a la paz, sin embargo, una parte de esa energía queda en nosotras, las personas, en este mundo de formas y claro está, nos puede acompañar desde el sufrimiento, es decir desde un estado egótico, agotador por cierto, o desde el agradecimiento, o lo que es lo mismo, desde la abundancia y la paz.

He hablado durante estos días pasados que el universo es energía, que todo cuanto habita dentro y fuera de nosotros es energía, y es bien sabido que la energía no se destruye, se transforma. Pues bien, desde aquí comparto mi sentipensamiento sobre ese viaje del que hoy nos trata este séptimo reto. Desde mi visión, tanto por mi experiencia en trascender el duelo de la pérdida de mis seres amados, como por haber estudiado Tanatología y acompañamiento en el buen morir, he de decir que estoy “casi convencida”, y digo casi porque no lo puedo asegurar al 100%, ya que no conozco a nadie que haya regresado del otro mundo para contarme que tal se está en él, siento que nos acompañan desde otro espacio y forma y que esa energía se encuentra a tan sólo un centímetro de mi, de ti, de nosotras.

Esta expresión la escuché en una película que tiene por título, “a dos metros de ti”. Decía algo así como.- “La muerte y el embarazo son iguales, cuando te vives en el vientre materno, existe otra vida a tan sólo un centímetro de ti”, me encantó esta forma de definir ambas experiencias.

El marchar hacia la paz y la quietud es una elección, y hablo desde lo que yo creo, claro está, que decide el alma de la persona en el momento perfecto y de la forma perfecta. Desde esta creencia, y a mi me sirve sentipensar de esta forma, es de urgente necesidad respetar esa decisión y acompañar esa decisión, por muy dolorosa que la sintamos, de la forma más amable. Soltar el sufrimiento y abrigar el dolor. Soltar a la persona y comprender el alma de quien partió. Soltar esa rotonda emocional en la que entramos, con el sentimiento de impotencia por no poder cambiar la experiencia y darnos paz. Soltar la inutilidad del sufrimiento y acompañarnos con mucha comprensión. Hablar de lo que sentimos sin atesorar el drama, llorarlo con quien nos abrigue el alma y no dé gusto a Ego engrandeciendo el espectáculo de lo que no podemos remediar. Dejarnos en el amor que somos, en ese TODO INDIVISIBLE, echarnos a un lado y dejarnos sostenidas por la paz y soltar la experiencia desde el respeto mutuo.

DÉJATE EN PAZ

Hoy vas a escribir una carta de despedida a cada una de las personas que perdiste a lo largo de tu camino vida, sólo a las personas que marcaron tu vida, significaron mucho para ti o, aunque en un breve espacio de tiempo, las sientes importantes.

Puedes utilizar tu libreta de SOLTAR o escoger folios, lo que tú sientas hacer, estará bien y será perfecto.

A continuación te detallo un acto psicomágico que yo he utilizado para soltar el sufrimiento y los duelos. Me ayudó en su momento con el proceso de soltar la partida de mi hija pequeña y lo sigue haciendo a día de hoy, con mis seres amados que partieron hace poco. Desde el respeto a esa decisión y desde el agradecimiento de haber vivido una tramo de vida juntas, es liberador SOLTAR Y transcender estas experiencias acompañándonos a…

TAN SÓLO UN CENTÍMETRO DE MI, DE TI… GRACIAS.

TRANSCENDER  EL  DUELO DE UN SER AMADO

  • Buscar un objeto que sientas que representa a esa persona que hoy vas a soltar. Éste es un acto de amor, desde el respeto hacia esa persona, esa alma que ha completado una parte de su proceso de vida y que ha decidido volver al amor. Si no lo encuentras en tu casa o entre tus cosas, ve a buscarlo por la vida.  Tómate el tiempo que necesites hasta que sientas la certeza de que ese objeto que has elegido, es la persona a la que hoy vas a soltar. Quizá lo encuentres en una hora, en un día o en una semana, cuando lo encuentres, sabrás que ES. Bendícelo con su nombre.
  • Colócate frente al objeto y permanece en silencio durante 10 minutos, sólo observa  y respira. Piensa que lo que estás observando, es en realidad la energía de tu ser amado. Sólo observa y respira sintiendo que la tienes en estos momentos delante de ti y va a escuchar todo lo que le vas a decir, desde el corazón. Éste es un momento íntimo donde tu vulnerabilidad está sostenida por el Amor.
  • Una vez transcurridos los 10 minutos (si necesitas más tiempo, tómalo hasta que tú lo sientas), comienza a escribir una carta con todos los sentimientos y emociones que en este momento sientes y eliges decirle o transmitirle. Escribe, bien sean emociones negativas o positivas, puedes contarle, decirle, narrarle, exponerle o confesarle todo lo que se te ocurra o sientas en este momento. Es un encuentro para ti, y es tiempo de que permitas que todo salga, que todo surja y que todo fluya.
  • Una vez que respires que has escrito todo lo que sentías y querías plasmar en esa carta, léela, sí, ella está delante de ti desde hace ya unos cuantos minutos, léela en voz alta, es un momento de conversaciones y despedidas.
  • Una vez leída la carta en voz alta delante de la persona amada, repite las siguientes afirmaciones, desde el mayor agradecimiento que puedas sentir por vuestro encuentro de vida.

“HOY TE DOY LAS GRACIAS POR HABERME ACOMPAÑADO TODOS ESTOS AÑOS, POR HABER RESPETADO NUESTRO PACTO Y COINCIDIR EN ESTA VIDA”.

“HOY TE DOY LAS GRACIAS POR TU TIEMPO CONMIGO, POR NUESTRO TIEMPO JUNTAS, POR TU ACTO DE AMOR HACIA MI”.

“HOY ME SIENTO AFORTUNADA Y AGRADECIDA POR TODOS LOS MOMENTOS QUE HEMOS VIVIDO JUNTOS Y DESDE EL AGRADECIMIENTO LOS DEJO LIBRES, TE DEJO LIBRE Y ME LIBERO”.

“HOY TE SUELTO Y TE DEJO MARCHAR, RESPETO TU DECISIÓN Y TE LIBERO, LIBERÁNDOME CON LA VIDA EN  ESTA VIDA, HONRO NUESTRA RELACIÓN CON LA VIDA, MI VIDA”.

“HOY TE HONRO HONRADO LA VIDA”.

“HOY TE HONRO LIBERANDO EL DOLOR Y DEJÁNDOME ACOMPAÑAR POR EL AMOR”.

“HOY TE HONRO Y ME HONRO DÁNDOTE LAS GRACIAS Y AGRADECIENDO EL TIEMPO JUNTAS”.

“HOY TE AGRADEZCO, TE RESPETO, TE SUELTO Y TE DEJO MARCHAR, HOY TENGO LA CERTEZA DE QUE TODO ESTÁ COMO TIENE QUE ESTAR Y ES PERFECTO. HONRO LA VIDA  CON MÁS VIDA”.

GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS.

  • Una vez dichas estas palabras, quema esta carta donde tú elijas hacerlo.
  • Busca un lugar donde depositar las cenizas que resulten de quemarlas. Una caja decorativa o donde tú sientas que es perfecto.
  • Elige un día para entregarlas, si a estas cenizas puedes unir sus cenizas, (aunque sea una cantidad pequeña), será perfecto y más liberador este proceso.
  • Compra un árbol bebé, con pocos meses de vida, un árbol que dé frutos; puede ser un almendro, un olivo, un nogal. Un árbol que regale frutos pequeños y que necesite poca atención.
  •  Busca un lugar donde plantar este árbol junto a las cenizas y el objeto que elegiste al principio,  en este momento estás reafirmado la vida y diciendo adiós al sufrimiento para dar paso al amor, a la creación de la vida. Desde aquí, con el gesto de plantar un árbol, estás facilitando la vida y la transformación del proceso. Un árbol para todos tus seres amados o un árbol para cada uno. Como tú lo sientas estará bien y será perfecto.
  • Una vez  enterrado el objeto y plantado el árbol, siéntate unos instantes a respirar este momento mágico y permítete que se manifiesten las emociones. Tómate el tiempo que necesites para decir adiós y honrar la vida. A partir de hoy,  dejas atrás la pérdida, tu mente ha comprendido que esa persona amada vivirá en tu corazón desde el agradecimiento y no desde el dolor, en este instante y desde tu propia elección, has dejado atrás el sufrimiento y dejas paso a la vida.

EXISTE OTRA FORMA DE VIDA, A TAN SÓLO UN CENTÍMETRO DE MI, DE TI…

GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS

Maku Sirera Pérez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s