La “LIBERTAD”

Hasta el Universo respeta el libre albedrío como acto de amor y de vida

Maku Sirera Pérez

Es el AMOR lo que libera al ser humano, no el odio.

Es el amor como estandarte de nuestras creencias por lo que uno defiende y consigue, no el odio el que transciende y encuentra solución en el dolor.

Es el amor a los sueños y su triunfo el que moviliza y, no el odio el que cumple y vive.

Es el amor a los tuyos, a la tierra, a la sangre, el que arrastra al mundo entero y conmueve a la humanidad, no el odio a lo que desprecias el que te supera.

El odio aniquila, el amor engrandece.

Es el amor el que nos vuelve dignos en el hacer, en trabajar en cooperación para defender lo que creemos nuestro.

Es el amor el que nos alza con el poder más inmenso y constructivo, que forja como hierro y estaño, con unión a la humanidad, por todos sus derechos .

Es el amor a tus ancestros, a tus creencias, a tus lealtades, a la mirada de “te espero” de tus hijos y, tu legado el que te moviliza el alma y la arranca del letargo del miedo y, no el odio el que te vive.

Es el amor el que alza puentes y traslada cauces de vergüenza, el que derrumba diques de locura e intransigencias, el que con su gran poder demoledor de oscuridad, choca contra el Kaos y despierta la luz interna de cada ser, creando estrellas y no la rabia, la ira y el odio comedido o desmedido.

La libertad está en nuestros actos de amor, en actos de amor altruista y unificadores que consolidan toda creación de vida.

No es el odio el que nos hace libres, es el amor y su esencia que existe en todo estado de conciencia y desde la inexistencia, mueve y convierte la muerte en vida y la propia vida en creación constante de ejemplo.

La humanidad durante sus largos años de locura bélica, de terror en campos de máximo exterminio y horror sembrado en las mentes de los niños, ha logrado superar instantes de desasosiego y abatimiento gracias al poder incansable, inagotable e incalculable del amor y su empeño, desde la energía de la construcción, con un ¡BASTA YA! de odio, ¡BASTA YA! de superioridades colonizadoras y usurpadoras de caridad humana, pues, en estos tiempos que el ser humano ha encontrado el sentido de la “LIBERTAD”, ya no nos cabe más dolor en ese encuentro.

La libertad nos llena de tanto AMOR, que no cabe otra sensación que el propio AMOR que nos libera.

Amor calmo que fabrica caricias, que crean la libertad misma y nos convierte en un ser divinamente humano y libre.

La libertad, es uno de los bienes más preciados del Universo que viene dado por nacimiento como derecho y, heredado en toda transmisión de vida.

La libertad, como fuego que transforma y cuece la crudeza del odio que, aunque creemos compartir, sólo es un sentimiento individualizado que nace de EGO manipulador, por miedo a ser abandonado.

Es el amor, el que transforma y, no el odio el que nos libera. Es el amor el que nos encuentra libres y, nos agarra cómo parte de la piel del alma para caminar, con su aliento hacia el futuro pisando fuerte ahora.

Es el amor y no el odio, el que tiene el poder de levantar nuestra mirada y despegar nuestras rodillas del frío suelo.

El odio te mantiene atado a un solo sentir, que se encuentra en cuerpo ajeno.

El amor, es el que te recoge con su poder desmedido y, te alza sin limites hacia la vida y con ella hacia ti mismo y tu propia esencia.

Es el amor, el que libera al ser humano y no el odio.

Libre decidimos nacer y libres debemos decidir vivir.

Maku Sirera Pérez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s