EL SECRETO DETRÁS DE LAS FOSAS NASALES

Existe una sustancia no visible que nos “comprueba” unidos a todo, en constante cooperación vital, en Unidad con todo lo que existe.

Maku Sirera Pérez

El secreto detrás de las fosas nasales:

El sistema nervioso autonómico

 

“El concepto yóguico de prana” es altamente conocido y aceptado hoy, e incluso hemos adquirido muchos de esos conceptos, teorias y prácticas  que se han comprobado beneficiosas para el ser humano, gracias a la busqueda constante de la paz y sobre todo de desear vivir desde el sosiego en el ir y venir del llamado desarrollo de la humanidad y su bullicio.

Como gran parte de los movimientos que componen la vida, la aparente dualidad está presente en esa búsqueda humana también  y a través de la tecnología y de muchos de los inventos y descubrimientos, tenemos la posibilidad de colocar en la palma de nuestra mano, la sabiduría milenaria de civilizaciones que nos hacen ser  capaces de integrar lo tangible con lo intangible, lo visible con lo invisible, dentro de la tormenta diaria que nosotros mismos hemos provocado cómo resultado de esa evolución y desarrollo.

(http://sripremananda.org/es/ensenanza/la-vida-de-swamiji/)

Swamiji explicaba que PRANA es la energía sutil, “la fuerza de vida”, que une la mente y el cuerpo, lo visible y lo invisible en uno y que para permanecer sano, es necesario mantener esta energía equilibradamente fluida y consciente.

La respiración es la manifestación más obvia de esta energía sutil, de esta energía de vida. Normalmente, cuando respiramos, una fosa esta más abierta que la otra, y por eso, llevamos más aire a nuestros pulmones por esa fosa. Una fosa enfría (izquierda) nuestro sistema y la otra ( derecha) lo calienta. Una fosa recibe la energía del universo y la otra está preparada para transmitir esa energía desde nuestra propia cooperación y mezcla. Una comunicación constante de lo externo con lo interno y lo interno con lo externo. Es el primer acto ininterrumpido, que nos demuestra que “NO” estamos separados de nada y componemos el TODO.

Cuando el equilibrio en el fluir del aire en la fosa izquierda y derecha es desequilibrado, la energía pránica es afectada y con ella todo nuestro cuerpo. En este desequilibrio es afectado tanto nuestro cuerpo físico como psíquico.

Si nuestro deseo es permanecer en la salud y en el equilibrio, y encontrar en esa busqueda la calma y el sosiego, debemos tratar de equilibrar el fluir de la respiración y darle la gran importancia que tiene en nuestro día a día, en nuestra vida y en la vida misma.

Podemos dejar de comer durante un tiempo e incluso dejar de beber aproximadamente durante máximo seis días, sin embargo no podemos dejar de respirar excepto durante algunos escasos minutos.

La eliminación de las toxicas se realiza en su inmensa mayoría a través de la respiración y no es a través de la piel como la mayoría de nosotros creemos.

Tomando consciencia del acto de respirar podemos deshacernos de muchos de los síntomas e incluso no llegar a sentirlos o provocarlos en nuestro cuerpo y en nuestra psique. La respiración, y en concreto la que se realiza por las fosas nasales, no sólo oxigena la sangre, sino que también elimina toxinas y deja espacio a la salud corporal y al fluir de las sustancias químicas que cooperan en nuestro cuerpo para mantenernos limpios y sanos.

La fosas nasales y su respiración  canalizan las corrientes de muchas sustancias orgánicas positivas, sin embargo tambien en su caso negativas si así las generamos, manteniendo una corta respiración o una respiración contenida, escasa o justa en recibir y soltar.

Un ejercicio cada día más conocido por todos, beneficioso para aliviar los dolores de cabeza,  es tapar la fosa nasal derecha con el dedo gordo de la mano derecha, colocando a su vez el dedo corazón  de la misma mano entre una ceja y la otra, presionando levemente esta parte y respirando durante varios minutos por la fosa izquierda para refrigerar y enfriar nuestro sistema y la condensación de nuestro cerebro y sistema nervioso.

Todo en el universo es energía,  los pensamientos son energía que en ocasiones provocan una alta condensación de la misma y suben la temperatura de nuestro cerebro, generando un deshidratacían leve que activa nuestro  sistema, invitándonos al descanso, a la calma e incluso a recostarnos para provocar un cambio en el exceso.

PRANA ¿QUÉ ES?

PRANA, cuya traducción del sanscrito significa “fuerza vital”, en relación con la filosofía AYURVEDA, está relacionada con la fuerza de “VATTA”, ésta fuerza VATTA es el aire, el éter, lo invisible que mantiene y permite el desarrollo y la vida en sí y la envuelve.

VATTA es la orden del universo de no descuidarnos en este mundo material, de mantenernos en la vida sin separarnos de ella, cuando impedimos el fluir de ese movimiento, cortamos esa orden natural de conexión con el Todo y la cooperación de siente interrumpida provocando-nos la desconexión con ese cuidar y con la vida, enfermando para restablecer-nos.

VATTA-PRANA igual a aire, igual a oxígeno, igual a movimiento,  igual a vida.

PRANA es responsable del movimiento y coordinación del pensamiento y de la energia. Cuando esa energía está armonizada, los pensamientos de una persona son claros, logra organizarlos coherentemente y la memoria es buena.

El PRANA se encuentra en todas las formas en movimiento y en formas que aparentemente están estáticas, podríamos concederle el privilegio de llamarlo DIOS, está aunque no lo veamos y se hace necesario como creador de vida constante. PRANA se encuentra en  toda la naturaleza, sin excepción, es el lugar que parece no existir donde todo se desarrolla, se expande, coopera y se mantiene vivo, es el contacto de toda forma, ser vivo y vida. Lo que mantiene en conexión  y en contacto todo con todo y el lugar por dónde circula.

El PRANA se encuentra como realidad en la respiración y en esa realidad la dualidad convertida en una sola cosa que jamás estuvo separada de nada. El acto de respirar es bidireccional, dos movimientos opuestos que demuestran la vital importancia del mundo dual en una sola forma complementaria. Inhalación y exhalación que nos da la vida y la transfiere. Nos conecta, coopera y nos mantiene en permanencia y en contacto con todo, o lo que sería lo mismo, nos demuestra que nunca estamos separados de nada.

El PRANA es el espíritu del aire, la esencia del contacto con todo lo que nos rodea y sin ella no podemos mantenernos vivos ni tampoco materia portadora de espíritu de vida. Ser conscientes de la importancia de la respiración y lo que implica, es tomar consciencia de que somos seres cooperativos los unos con los otros y con todo nuestro entorno en la tierra.

Conservar-nos y conservar el aire y con él el PRANA que mantiene conectado la esencia de la tierra viva, es otorgarnos un regalo permanente de salud. Como respira la tierra y sus ritmos semejantes a sus necesidades, es productivo para nuestra propia supervivencia, para con esa semejanza, aprender a respirar en cada momento según nuestras propias necesidades, tanto físicas como psicológicas, espirituales o esenciales.

Podríamos definir cuatro formas de respirar, aunque existen muchas filosofías y métodos que llegan a aplicar muchas más de cuatro:

1) Respiración alta.

Considerada en occidente como respiración clavicular.

2) Respiración media.

Conocida como respiración intercostal.

3) Respiración baja.

Mejor que cualquiera de las anteriores y se puede encontrar bajo el nombre de respiración abdominal, respiración profunda, respiración diafragmática u otras definiciones.

4) Respiración completa yogui o consciente.

La respiración completa yogui o consciente,  contiene todo lo bueno de la alta, media y baja respiración, con una toma de consciencia a nivel psiquico y esencial.

PRACTICA…

DURANTE UN PAR DE DÍAS…

Respira siendo consciente de tu respiración: en el trabajo, conduciendo, antes de irte a dormir o al despertarte.

Inspira poniendo tu atención en como entra en aire por la nariz, pasa por la garganta, llega a los pulmones y visualmente, saliendo desde este órgano, lo mandas a cualquier punto de tu cuerpo que quieras calmar o relajar.

Desea ser consciente de la intensidad con la que entra el aire por cada fosa nasal y recorre tú cuerpo.

Expira de forma consciente, colocando las manos en tu diafragma o en tu vientre y visualiza, cuando expulses el aire, que eliminas todo lo que esa parte de tu cuerpo no necesita, añadiendo un color que tenga relación con esa eliminación. Suelta y en ese soltar deja marchar ese color fuera de ti.

Repite este ejercicio cuando estés a punto de dormir durante unos cinco o diez minutos y observa tus cambios. La magia de lo invisible se hará realidad visiblemente.

¡FELIZ RESPIRACIÓN!

¡FELIZ CONEXIÓN!

¡FELIZ RETORNO A LA VIDA!

Maku Sirera Pérez

 

 

 

imagen: http://www.yogaenred.com

http://sripremananda.org/es/ensenanza/la-vida-de-swamiji/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s