¡YA NO TE CREO! le dije al AMOR mientras me miraba.

¿Qué sería del AMOR sin la CERTEZA? ¿Qué sería de la CERTEZA sin AMOR? ¿Qué sería del CORAZÓN sin el CEREBRO? ¿Qué sería del CEREBRO sin el CORAZÓN?

Maku Sirera Pérez

¡Ya no te creo! le dije al AMOR mientras me miraba, quieto, calmado, sonriente, como si mis gritos no le llegarán.

¡Ya no te creo! le dije al AMOR mientras me marchaba, sin esperar ya nada del momento ni del tiempo.

Llorando y echando de menos, echando de menos risas, sonrisas, miradas, caricias, abrazos, besos, encuentros, echando de menos lo que hace que la vida tenga sentido, el contacto con lo más primario y a la vez más entero,  dejando brotar las lágrimas y en ellas la tristeza, el desasosiego y el abandono del AMOR, llorando de desamor y de pérdida me marchaba y al mismo tiempo miraba, lo miraba a él, al AMOR, como me observaba sonriente, desde la calma que le da la CERTEZA  de que todo está bien y es perfecto en las experiencias humanas que en esta vida encontramos…. Llorando desde el alma, llorando desde lo más íntimo de mi misma, llorando por lo poros de la vida que sentía que ya no me acompañaba.

¡¡¡Basta!!! ¡¡¡Ya es suficiente!!! ¿acaso crees que es gracioso como me siento?.- Claro, tú te crees ser todo, altivo, creído,  venerado y supremo, ¡bah!… y al girar mi cuerpo para marcharme lo encontré delante, lleno, completo, inmenso, generoso, como un milagro ante mi y sonriendo me dijo.- ¿Qué es suficiente? ¿Que es lo que no crees de mi? y alargando su espíritu me rozó como bálsamo calmo de vida y me invitó a que lo acompañara en ese envolver acogedor y contenedor de seguridad, conectados sin encontrar el principio y el final de nuestras energías.

-. Observate, siente que es lo que eres, ¿Cuánto es suficiente? Para mi tú eres suficiente, eres todo, eres Dios. Para mi lo eres todo y de todo se es en el todo, inmensidad,  amplitud, eternidad, suficiente…

¿Te has parado a pensar que  estoy en cada moviendo que te envuelve y envuelve el movimiento?

¿Te has parado a pensar que el silencio es parte de mi diálogo y que en cada sonido no emitido también me expreso?

¿Te has parado a pensar que las caricias de emociones son manjares deliciosos destinados a alimentar tú  yo más esencial y superior que merece lo mejor que eres?

¿Has pensado alguna vez que sería de la vida misma sin la permanentemente presencia silenciosa de mi esencia? No siempre sois capaces de observar o de presenciarme, sin embargo esto no es motivo de mi inexistencia. Estoy aunque no permitáis mi presencia.

Cuéntame después de esto que es lo que te hace mirarme y gritar que ya no me crees.

Cuéntame después de esto que es lo que tú alma desgarra nuestro motivo y elegir querer alejarte.

images

Detente y sosiegate pues tan sólo me estás “echando de menos”, tu alma clama mi presencia, pues me estás “echando de menos” y sin embargo te marchas, me insultas, me desprecias, me abandonas y todo esto porque me estás “echando de menos”, tus expectativas de dolor te hacen tomar decisiones que te harán sentir más dolor llegando al sufrimiento, pues lo que sucede es que me estás “echando de menos” y tú solución es marcharte sintiéndome culpable creyendo así  que aliviarás tu experiencia y sin embargo cuanto más lejos quieras huir más  lejos huirás de ti mismo y entonces me “echarás de menos,  tanto”.

Cuanto más me desprecies más sentirás que te desprecias a ti misma y entonces me “echarás de menos”.

Cuanto más decisión  de abandonarme quieras sentir, más te abandonarás a ti misma y entonces será como confirmar que estás “ECHÁNDOME DE MENOS”.

Porque no podemos desligarnos, porque somos como el aire vital que toma forma y sin embargo no tiene forma ni estado, que parece que no está,  que no existe encontrándose en toda forma.

¿Que es exactamente lo que NO ME CREES?

¿Quizá es que “NO TE CREES?

Dejar marchar las expectativas y permanecer tú en la certeza y en el confiar, es un acto de amor hacia ti misma que aliviará ese sentimiento de “TE ESTOY ECHANDO DE MENOS” que en definitiva te está regalando un “ME ESTOY ECHANDO DE MENOS”

¿Ahora TE crees o todavía TE ESTÁS ECHANDO DE MENOS?

Maku Sirera Pérez 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s