Décimo quinto día de 21 “SIN JUZGAR A LOS DEMÁS “

“Dios es incompleto sin ti”  UCDM (Un curso de Milagros)

Quizá, y sólo quizá, cada versión individualizada de uno mismo no sea más que una pequeña porción de un todo que lleva toda la información.

Quizá, y sólo quizá, nos creemos una porción del pastel que nada tiene que ver con el pastel, y por tanto nuestra mente JUZGA sin medida porque cree ser diferente, distinto e inigualable a otros, a otras porciones.

Sin embargo en esa porción habita la información del pastel entero, del todo, con todos y cada uno de los ingredientes que envuelven ese pastel especial. Nos creemos separados del mismo con una versión diferente, única y especial, aunque mi pensamiento y mi sentir al respecto, es que no somos diferentes a ÉL en estructura, ni en base, ni en esencia, ni en consistencia, ni siquiera complementarios con otros de igual forma, sino complementarios con todos y también con el todo, con el pastel.

Es la mente y sus programas la que cree ser diferente y única. Sin embargo como dice el libro de “un curso de milagros” , Dios es incompleto sin tí, y para Dios somos todo y ese todo es igual de importante y de igual importancia se encuentre en el extremo del pastel , en el interior del pastel, a un lado del pastel o fuera del pastel, pues es nuestra propia toma de conciencia y nuestra percepción de la misma la que nos hará creer y entender si somos una porción individual, una parte del pastel o el pastel en sí e igual a ÉL.

Somos ese pastel entero y aunque creamos que no pertenecemos a ÉL, es sólo un pensamiento el sentirnos incompletos al separarnos de la fuente, del todo, del pastel, porque el dolor de querer pertenecer, nos hace tomar la decisión de creernos diferentes al resto de nuestros hermanos, al resto de las porciones de ese pastel.

Tenemos los mismos ingredientes que el todo, simplemente debemos tomar la elección de sentirnos enteros y reconocer que nuestro prójimo es igual a nosotros y por tanto igual de importante para nosotros y para el todo, nada es diferente de la fuente inicial, del principio, reconocer lo que somos desde la individualizacion es una forma de desear pertenecer a ese todo que nos identifica, desde el dolor a creer sentirnos razonablemente separados.

Juzgar es siempre una decisión del Ego y por tanto pertenece al dolor y nos hace creer separados de los demás y del todo.

Juzgar es siempre una pretensión de querer pertenecer al todo porque nos creemos mejor que otros al sentir el dolor de creernos separados de la fuente, de ese todo que nos hace ser y nos atribuye las cualidades que nos compone Unidos para siempre al todo, al pastel, al principio y al inicio.

Creernos estar separados y desde ahí sentirnos especiales,  es lo que genera sufrimiento y dolor y nos hace tomar juicios y por tanto habitar en los pensamientos del Ego.

Creernos ser parte del todo y ser el todo y desde ahí sentirnos especiales es habitar en la semejanza y el reconocimiento de que todos somos todo y es ahí donde los juicios ni siquiera existen ni tienen valor, pues es en la Unión donde habita, camina y se engendra el AMOR,  la unidad y la Unión.
“El universo es incompleto sin ti, sin mi”

Maku Sirera

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s