Décimo cuarto día de 21 “SIN JUZGAR A LOS DEMÁS”

…Y lo bonito de esta vida es, coser sueños, bordar historias y poder desatar los nudos de nuestros días”         Cidinka Araújo

Estoy sentada en el rincón de una cafetería, rodeada de colores, olores que se mezclan con sabores que hacen que no pueda distinguir si antes de oler recordé el sabor o después del sabor recordé el olor. Un lugar lleno de cuentos y de historias, lleno de seres y personas que cuentan en silencio un sin fin de encuentros, de amores, de tristezas, de pérdidas, de relatos marcados en sus manos, en sus expresiones, en sus caras, en sus arrugas. Un lugar repleto de sueños y ensueños, de realidades y falsedades, de interpretaciones y de expectativas, de éxitos y juegos.

Y yo juego, juego a inventar una historia con cada uno de los que observo, juego a interpretar que historia habita detrás de cada gesto, invento, invento e invento un juego, historias alucinantes que se mezclan con los aromas del lugar y hacen de mi mente un paraíso de infinitas experiencias propias.

Y yo juego, juego a inventar desde mi conocimiento, desde mi momento, desde mis creencias, desde lo que habita en aunque no tenga nada que ver con ellos, a ellos los hago míos y sus historias son parte de las mías o quizá sean las mías inventadas en sus cuerpos.

Y yo juego, juego a juzgar inventando e inventando cuentos que salen de mis juicios y de mi mente, pues todo cuanto pienso es inventado, pues nada sé de las personas que allí se encuentran, nada sé de lo que hablan, nada sé de lo que cuentan, nada sé de lo que desean, nada sé de lo que necesitan, ¿cómo van a servir entonces mis juicios? son sólo cuentos, cuentos inventados que sólo existen en mi mente y que parte y nacen de , de mis creencias, de mis momentos, de mis historias… son sólo cuentos.

Y yo juego, juego a juzgar que entiendo, que comprendo, que , que puedo, y cambio los personajes de aquel lugar por gente, por personas que conozco y quiero, y entonces SOY consciente de que el resultado es el mismo, pues nada sé de lo que hablan, nada sé de lo que cuentan, nada sé de lo que desean, nada sé de lo que necesitan, ¿cómo van a servir entonces mis juicios? son sólo cuentos, cuentos inventados que sólo existen en mi mente y que parten y nacen de , de mis creencias, de mis momentos, de mis historias, de mis inventos… son sólo cuentos.

¿Y sí dejo de jugar con juicios?

¿Y sí dejo de enjuiciar con juegos?

Seré capaz de ser consciente de que nada sé de nadie… y entonces suelto aquel absurdo relato que alimento en mi mente y que me lleva a un lugar de juicios innecesarios que me han apartado de ese maravilloso lugar lleno de olores entrañables, de sabores de dulce interpretación, de seres maravillosos llenos de grandes historias e inmensos momentos, de personajes que sólo juegan a sueños y encuentros, a roces de palabras que les transportan a una vida llena de AMOR y de abundancia o quizá no, no sé, no lo sé, son sólo cuentos.

SOY capaz de soltar los juicios y entonces sientoSOY, simplemente “SOY”, en ese instante observo y creo un nuevo lugar rodeada de colores, olores que se mezclan con sabores que hacen que no pueda distinguir si antes de oler recordé el sabor o después del sabor recordé el olor.

Maku Sirera

One thought on “Décimo cuarto día de 21 “SIN JUZGAR A LOS DEMÁS”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s