Cuarto día de 21 “EL PERDÓN”

“La opinión de los demás termina cuando comienza tu sueño, te permites realizarlo y aceptas que el amor, no lleva juicio consigo”…

Maku Sirera

Pensando, pensando y pensando, creo constantemente mi mundo, el mundo que me rodea y en el que vivo y siento.

Pensando, pensando y pensando, creo mis escenarios de vida, mis bailes de sentimientos, mis encuentros, mis duelos, mis risas….

Pensando, pensando y pensando, soy creadora de momentos, mis pensamientos son hacedores de milagros, siendo conscientes que, estos mismos, son también fabricantes de penurias y llantos.

Pensando, pensando y pensando no soy responsable de los pensamientos ni de las emociones ajenas, no soy ellos, no controlo nada. Cualquier palabra o acción que me lleve a desear el control sobre los pensamientos de otras personas, es una colonización e invasión de mi Ego. Nada sé, tan sólo puedo aportar lo que soy, desconozco sus pactos y cuál es su propósito de vida.

Somos acompañantes, enlazando pactos sagrados que cumplimos con cada acción. Personajes contratados en la película de la vida, haciendo nuestro papel lo mejor que sabemos.

Pensando, pensando y pensando… siento

El juicio, es cualquier pensamiento que me separa del otro, creyéndome mejor, bien sea éste positivo o negativo hacia la persona o hacia mi persona.

¿Para qué juzgar entonces a los demás? No conozco sus pensamientos, ni su laboratorio interno, aunque crea que así es, es una trampa de Ego que me mantiene en su ático arrogante con la ilusión de una falsa humildad o buenismo.

¿Para qué juzgarme a mi? Sigue siento una trampa de Ego, para mantenerme en la separación del amor.

¿Para qué juzgar? Mi alma y mi espíritu no lo necesita y mi parte humana no lo “bien-utiliza” y tampoco lo necesita. Este verbo es egótico, llevando a un viaje constante entre su ático y sus profundidades.

¿Para qué un juicio? Cuando emito un juicio hacia algo o hacia alguien, creo ser mejor que ese alguien o ese algo y lo hago desde mi modelo de mundo, desde mis sentimientos, desde mis experiencias, desde mis pensamientos…. soy consciente de que estoy hablando de mi y el juicio no me construye. … Me destruye y destruye la creación de amor que habita en mi.

Ego se vive en la separación, la comparación y el juicio, todo esto, nada tiene que ver con el perdón, La Paz y el AMOR

Maku Sirera

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s